Neuropsicólogo

Valoración
neuropsicológica

La valoración neuropsicológica (también denominada evaluación neurocognitiva) es un método diagnóstico que estudia en profundidad el funcionamiento cerebral y brinda información no provista por otros métodos de estudio, como el electroencefalograma, la tomografía computada o la resonancia magnética.

Los resultados de la valoración neuropsicológica proporcionan valiosa información que permite al médico y a otros profesionales comprender como funcionan las diferentes áreas y sistemas del cerebro ayudarnos a detectar si existe riesgo de algún trastorno o problema, a reconocer su severidad, y a identificar las estrategias de apoyo más adecuadas para cada caso.

La evaluación neuropsicológica tiene diversas aplicaciones y usos. Entre ellas, que permite identificar áreas o funciones intelectuales alteradas. Por ejemplo, trastornos o problemas de memoria que, de no haberse realizado pruebas de naturaleza cognitiva, no podrían haberse detectado.

Se recomienda realizar una evaluación neuropsicológica cuando existen síntomas o quejas relacionados con la memoria, la atención o el razonamiento.

Algunos signos que requieren una evaluación neurocognitiva son cambios en la concentración, la organización, el razonamiento, la memoria, el lenguaje, la percepción, la coordinación o la personalidad.

El cambio puede deberse a cualquiera de muchas causas médicas, neurológicas, psicológicas o genéticas, y esta prueba, junto a otras, son útiles para entender la situación específica de cada paciente.

Las baterías neuropsicológicas son las únicas herramientas de las que se puede valer el profesional para detectar precozmente algunas patologías. Asimismo, son muy empleadas en el diagnóstico de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o en alteraciones atencionales asociadas a la diabetes o el alcoholismo.

Además, permite diferenciar entre posibles diagnósticos (diagnóstico diferencial) en base a un mismo cuadro clínico. Es decir, la evaluación neuropsicológica es clave para diferenciar entre enfermedades: puede determinar cuándo la alteración cognitiva de un paciente es debida a un accidente cerebrovascular o es fruto de una profunda depresión.

  • Enfermedades neurodegenerativas
  • TDHA
  • Altas capacidades
  • Abuso de sustancias
  • Cambios en la actitud
  • Trastornos psicopatológicos (ansiedad, depresión, trastornos de conducta, celos, etc.)

La evaluación neuropsicológica puede ser realizada tanto a sujetos que padecen una enfermedad o un daño neurológico, como a personas que padecen algún trastorno o patología psiquiátrica.

En MENTEÁGIL recomendamos realizar una valoración neuropsicológica cuando se quiera conocer el funcionamiento cerebral o bienestar cognitivo, físico, psicológico o social del usuario, y cuando existan síntomas o quejas relacionadas con la concentración-atención, memoria, razonamiento, planificación o coordinación.

Incluye la exploración de capacidades o funciones cognitivas (atención, memoria, lenguaje, praxis, gnosias, función ejecutiva…..), del nivel de autonomía del sujeto en vida cotidiana (actividades básicas, instrumentales y avanzadas) y en ocasiones, la valoración de posibles cambios afectivos, conductuales y de personalidad secundarios a patología neurológica.

El profesional encargado de realizar este tipo de valoraciones es en neuropsicólogo, que es un psicólogo sanitario especializado en trastornos neurológicos.