Psicólogo infantil en Córdoba

Infancia y adolescencia,
etapas determinantes.

La infancia y la adolescencia son etapas determinantes en el ser humano. Los menores necesitan también ayuda para aprender a gestionar determinadas situaciones.

Contamos con psicólogo para niños y adolescentes. Somos referentes en el sector por nuestra profesionalidad, compromiso y buen servicio.

Este tipo de terapias van dirigidas a los niños y adolescentes y a sus padres y tutores.

Nuestro equipo de psicología infanto-juvenil está especializado en:

  • Trastornos generalizados del desarrollo.
  • Trastorno de atención con o sin hiperactividad (TDHA).
  • Hábitos nerviosos.
  • Miedos, fobias y obsesiones.
  • Depresión, tristeza y ansiedad.
  • Problemas de alimentación.
  • Baja autoestima y/o habilidades sociales, afrontamiento y resolución de problemas, frustración, etc.
  • Adicciones: drogas, alcohol, nuevas tecnologías…
  • Problemas de conducta en niños/as: falta de disciplina, desobediencia, rabietas, conducta desafiante…
  • Estudio y aprendizaje.
  • Entendimiento y negociación con adolescentes: comunicación, límites y normas, emociones.
  • Bulling o acoso escolar
  • Problemas del sueño en niños
  • Toc (obsesiones, compulsiones o ambas cosas) y tic (movimientos involuntarios)
  • Dificultades en el aprendizaje
  • Discapacidad intelectual
  • Ansiedad de separación
  • Retraso madurativo
  • Retraso en la adquisición del lenguaje
  • Altas capacidades

Cómo trabajamos en Menteágil

Con la ayuda de un profesional de la psicología, realizaremos un trabajo en equipo:

En la intervención infanto-juvenil dependiendo del desarrollo madurativo del niño y de la naturaleza del problema hará falta en más o menos medida la colaboración de los padres y del contexto escolar tanto en la evaluación como en la posterior intervención.

De forma general nuestro psicólogo especializado en infanto-juvenil tendrá una o varias sesiones de entrevista con los padres y el niño de forma conjunta o separada donde se abrirá el historial clínico y se recogerán datos evolutivos del menor, también se hará una exploración minuciosa de las características del problema. Posteriormente se realizara un plan de intervención con unos objetivos terapéuticos pormenorizados.