Psicólogía clínica

Psicologia

EQUIPO DE PSICOLOGÍA DE MENTEÁGIL

Menteágil cuenta con un equipo especializado de psicología en Córdoba. Somos referentes en el sector por nuestra profesionalidad, compromiso y buen servicio.

Nuestras terapias de psicología clínica se dirigen a todas las edades –niños, adolescentes y adultos-, y las adaptamos íntegramente a cada tipo necesidad.

¿CÓMO TRABAJAMOS EN MENTEÁGIL?

Nuestro especialista en psicología, realizará una primera entrevista inicial con una duración aproximada de una hora, con el fin de recoger información para encontrar el origen de su malestar y elaborar un plan de intervención donde ambos trabajarán de manera conjunta para resolver el problema.

La intervención de nuestros psicólogos se adapta a cada caso estableciendo un tratamiento individualizado y totalmente adaptado al paciente, trabajando la conducta, el entorno, psicología y mente.

La duración de los tratamientos depende de la terapia y de la evolución de la persona.

¿CUÁNDO PODEMOS NECESITAR UN PSICÓLOGO?

A lo largo de nuestra vida podemos encontrarnos frente a situaciones en las que no sabemos muy bien cómo actuar, afrontar o resolver.

En otras ocasiones nos encontramos mal sin saber cómo superar o eliminar un malestar que persiste en el tiempo y nos resta capacidad de funcionar adecuadamente en ámbitos como el familiar, social o laboral.

Es entonces cuando debemos ponernos en contacto con un profesional para que nos ayude a superar determinados problemas, emociones o conductas que nos afectan de manera negativa y que nos impiden seguir avanzando.

Algunos de los casos en los que debemos acudir a un psicólogo:

  • Cuando tenemos ideas o sentimientos negativos
  • Abuso de sustancias
  • Pérdidas o hechos traumáticos
  • Cambios en la actitud
  • Trastornos psicopatológicos (ansiedad, depresión, trastornos de conducta, celos, etc.)

PSICOLOGIA INFANTIL Y ADOLESCENTE

Nuestro equipo de psicología infanto-juvenil está especializado en:

  • Trastornos generalizados del desarrollo.
  • Trastorno de atención con o sin hiperactividad (TDAH).
  • Hábitos nerviosos.
  • Miedos, fobias y obsesiones.
  • Depresión, tristeza y ansiedad.
  • Problemas de alimentación.
  • Baja autoestima y/o habilidades sociales, afrontamiento y resolución de problemas, frustración, etc.
  • Adicciones: drogas, nuevas tecnologías…
  • Problemas de conducta en niños/as: falta de disciplina, desobediencia, rabietas, conducta desafiante…
  • Entendimiento y negociación con adolescentes: comunicación, límites y normas, emociones…
  • Estudio y aprendizaje.

PSICOLOGO ESPECIALIZADO EN TERAPIA DE PAREJA

Los problemas más frecuentes que atraviesan las parejas son relacionados con los siguientes temas:

  • Las responsabilidades, entendiendo por las mismas: el cuidado del hogar, el cuidado de los hijos, las finanzas… todos estos aspectos generan una necesidad de acuerdo e implicación que no siempre ocurre.
  • La intimidad: el espacio único y exclusivo de la pareja. Los problemas más habituales que atraviesan las parejas en este sentido son con las relaciones con la familia de origen de cada uno de los miembros.
  • El afecto, la sexualidad y la pasión: a lo largo de los años el amor de la pareja se va transformando y cambiando, generando en ocasiones una falta de interés por el otro.
  • La comunicación: falta de comunicación en la pareja, dificultad para expresar emociones, deseos y sentimientos, falta de habilidades comunicativas, hostilidad, uso continúo de los reproches, etc.

A lo largo de la terapia el foco de trabajo va cambiando, en base a las prioridades y necesidades de la pareja. Todo ello contando con la ayuda de nuestro psicólogo Córdoba.

TERAPIA EMDR

La terapia EMDR, se centra en trabajar traumas, pero ¿qué es un trauma?

El trauma es una “herida psicológica” que puede ser provocada por distintas situaciones. Por ejemplo, cuando oímos hablar de traumas lo asociamos a problemas relacionados con grandes desastres naturales o causados por el hombre, como guerras, accidentes, abusos, atentados terroristas…etc. En EMDR los llamaremos Traumas con “T” por la gran magnitud de sus causas. También existe otra categoría de traumas con “t”, que están relacionados con hechos, aparentemente, de menor importancia. Como por ejemplo: desprotección, humillación, cambio de roles en la familia, etc.

La importancia de las causas del trauma no determina la calidad del daño que éste produce. Pueden ser igual de dañinos los “Traumas” (con T grande) como los “traumas” (con t pequeña), porque sus efectos dependerán de cada persona, de su historia, del momento en que se haya producido y de su reiteración a lo largo del tiempo. El trauma, afecta a la salud, a la seguridad y al bienestar de la persona.

¿En qué consiste la terapia EMDR?

Es un tipo de psicoterapia que reduce y puede eliminar el estrés, ansiedad y síntomas depresivos asociados con el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Hace que los recuerdos que quedaron instalados en nuestro cerebro como traumáticos sean reprocesados de nuevo dejando de causar malestar en la persona.

El terapeuta de EMDR lo primero que hará será revisar la historia del paciente de manera minuciosa. Durante la fase de reparación, se trabajara para crear “un lugar seguro”, esto es un recuerdo positivo, real o imaginario, asociado a sentimientos de seguridad o calma que puede utilizarse si el malestar psicológico asociado a la memoria traumática se dispara. Accederemos al recuerdo traumático atendiendo a la imagen, cognición negativa y sensaciones corporales asociadas a dicho evento.

Mediante estimulación bilateral a través de movimientos oculares de lado a lado siguiendo el dedo del terapeuta o con tapping, toques alternos en los dorsos de las manos, reprocesaremos la información que quedó ” atrapada” en nuestro cerebro de manera traumática. Esto se hará en intervalos de 30 segundos de ejercicios repetitivos donde el paciente atiende a dicha estimulación mientras centra su memoria en el acontecimiento traumático así como a pensamientos negativos asociados y sensaciones corporales. Esta tarea será repetida hasta que el paciente no informe estrés emocional. El terapeuta le pedirá entonces que escoja una cognición positiva respecto al suceso y que se centre en esta creencia mientras continúa con el ejercicio. Estos ejercicios finalizan cuando el paciente informa con confianza sentimientos confortables y el recuerdo ha dejado de perturbarle y por tanto ha dejado de ser traumático. El terapeuta y el paciente revisan el progreso y comentan escenarios o contextos que pueden desencadenar en ocasiones futuras angustia psicológica, por lo que se asociaran a estas imágenes positivas que también serán procesadas para que queden instaladas. Además, el terapeuta pide al paciente que lleve un diario anotando cualquier material relacionado con la memoria traumática, y le pide que se centre en el lugar seguro acordado siempre que se desencadene angustia psicológica relacionada con la memoria traumática.

Otros servicios que te pueden interesar: