Miedo al rechazo

¿Te has preguntado cómo sería tu vida si no te preocupase la
opinión de los demás?

Todos alguna vez hemos sentido miedo al rechazo, por ejemplo, a declarar el amor a la
persona que amamos, a hablar en público, a pedir un favor a un desconocido.


Las creencias que interiorizamos a lo largo de nuestra vida determinan la forma de ver el mundo y nuestro comportamos en él. Aunque no siempre estas creencias van a ser reales, como es el caso del miedo al rechazo que sienten algunas personas, es irreal e irracional.


El miedo al rechazo nos hace ser quienes somos, limitando las relaciones con los demás, haciendo que no nos sintamos queridos ni valorados por nosotros mismos. Esto provoca una dependencia absoluta de aprobación constante por parte de los demás.


¿Qué hacemos? Procuramos evitar experiencias dolorosas, así que nos escondemos en vez de correr riesgos, ¿es la vía más fácil?, quizás en algunas situaciones y para algunas personas sí, sin embargo, el miedo al rechazo constante hace que nos vayamos aislando de la sociedad y eso puede dar lugar a consecuencias negativas en la salud mental y físicas.

¿Puede superarse? para trabajar el miedo al rechazo es importante conocer cuando se da este temor y cual es su origen, esto nos va a facilitar información relevante para poder intervenir. Sin olvidarnos de que este temor afecta a otras áreas de la persona y que hay que trabajarlas: pensamientos disfuncionales, autoestima, autoconcepto, asertividad, habilidades sociales, control de ansiedad, etc.